Banner
Banner
Banner
Banner

Cómprame un cuadro, tío!  

SEMANA SANTA

El sobresalto por la situación actual nos incorpora al pánico mundial que ya es una idea consensuada por la mayoría de los estudiosos de antropologías históricas.
¡Estamos dentro de la tercera guerra mundial! Es verdad, una guerra mundial se conforma por la beligerancia entre cinco países y en este justo momento hay más de cinco en conflicto.

Nos habíamos creído que el siglo pasado inició la brillante apertura de una sociedad democrática y ahora ya sabemos que fue uno de los siglos más incruentos a causa de las conflagraciones. La sempiterna locura nos enseña, una y otra vez, ser más compleja de lo que nosotros creemos.
Ahora el nublo se extiende sobre los países periféricos a la economía. Vemos como se empobrecen las personas, se exprime al pueblo, las leyes comprimen a la sociedad y se cercan las ciudades. Son señales inequívocas de que el Imperio está en guerra. Las naciones con poder nuclear sojuzgan los cuerpos físicos y retumban alrededor como en la Edad Media con la Peste Negra que mato a cincuenta millones de personas. El burka se pondrá de moda para defendernos de la contaminación.

No hay la menor duda: este siglo se presenta frágil entre ignorancias y abusos endémicos. La realidad nos devuelve la otra cara del espejo con muchas caras del Bosco alrededor. El endurecimiento de las leyes ha provocado un socavón evidente en el mundo que, con toda razón, mira con miedo su porvenir atascado por culpa del ignominioso comportamiento del capitalismo a ultranza.
Los diferentes nombres de la sombra; malversación ecológica, guerras absurdas alimentadas por la ambición, desprotección civil y enfrentamientos sociales, persecución de las ideas, globalización de la estupidez y otros alardes alrededor del que se cree las palabras alimentadas por la mentira.

La mirada se pierde entre el sí y el no. Los razonamientos no consiguen traspasar los límites en una sociedad comprometida con su desarrollo natural, respeto por su patrimonio, tanto social como cultural, y no con el alma angustiada por un porvenir injusto, el miedo a la represión escondida y la melancolía por lo que debería haber sido una convivencia inteligente y no un mírame y no me toques, por que: “yo, se robar y tú, no”. El cabizbajo ahora ve sus zapatos más cerca, el ingenuo cabalga a lomos de una escoba y las ancianas tienen el pelo más cardado. ¡Así es!

La Semana Santa también influye con su pasión el proceso de mis palabras y me sorprende ver como esas dolientes imágenes, esa pasión, esas lágrimas y esos latigazos, tienen su reflejo en el presente.
Banner
Banner
Vie Sab Dom
comarcal.net. guía intercomarcal d’actualitat i comunicació. L Alcoia · El Comtat · La Vall d´Albaida · La Foia de Castalla
Copyright © 2008 comarcal.net. Todos los derechos reservados. Aviso Legal
web design nandroid