Banner
Banner
Banner
Banner

Cómprame un cuadro, tío!  

EL JUBILOSO JUBILEO DEL JUBILADO

Hay un cuadro que refleja el presente de las personas mayores o que han cumplido su trabajo con la sociedad y esperan de ella el respeto que se merecen. Es un cuadro de Brueghel el viejo, “La parábola de los ciegos”, donde seis invidentes, uno detrás de otro, se van a ahogar inexorablemente en el río de las circunstancias. Unos diez millones de jubilados (por supuesto no todos) se enfrentan a esta vergüenza histórica que estamos sufriendo, consecuencia de una pésima manipulación de nuestros derechos, inherentes al esfuerzo realizado y que toda sociedad demócrata no se merece en el contexto europeo.

Abrumados por los cambios de códigos, estupefactos ante la indefensión de juegos malabares que hacen lo que quieren. Los pies atados a la precariedad y la imposibilidad de ampararse en algún trabajo para equilibrar la limosna que nos dan (a casi todos), con la espada de Damocles de quitarte la paguita si importunas mucho o pones unos pocos euros (vete a saber de donde), en tus agujereados bolsillos.

Estoy en condiciones de clamar la injusticia evidente entre nuestros salarios y compararlos con los de otros que han estudiado la carrera de robar tomando como justificación: “el pueblo me ha votado más que a los demás”. Eso que debería ser un agradecimiento y buena voluntad para seguir adelante, se ha convertido en una boca grande que se quiere tragar nuestra conciencia, derechos, ambiciones y, sobre todo, la inercia a un cierto bienestar a los que ya vemos venir el jardín con el espejo en negro.

¿Es una burla lo que nos está pasando? Quizás la historia pondrá sus papeles en regla, pero las consecuencias de estar desprotegidos en el presente, no están en los protocolos de las naciones normales y los que sufrimos los contrastes, tenemos derecho a reclamar jurisprudencia extrema para los que han promulgado esta unión entre verdad y mentira.

Si los desafueros de los poderosos nos obligan a bajar la cabeza, si los altoparlantes monigotes nos miran como si no entendiésemos algo y nos tratan con ninguneo chulandrón, no tendremos otro remedio que buscar otro GPS para que nos indique el camino, con tal de salir de este atasco histórico que marcará el siglo naciente con una llaga en la memoria colectiva y, seguramente devolverá el rigor a los jubilados que en vez de tener un jubiloso jubileo, tenemos ahora el Pentecostés sobre sus espaldas y saldremos a la calle en multitud y así expresar nuestra indignación, para alegría de las tiendas de ortopedia.

El título de mis artículos ahora me da miedo, Si viene alguien y se entera la Tía Tacaña, pueden quitarme la paguita que tengo por ser genialmente tonto.
Banner
Banner
Sab Dom Lun
comarcal.net. guía intercomarcal d’actualitat i comunicació. L Alcoia · El Comtat · La Vall d´Albaida · La Foia de Castalla
Copyright © 2008 comarcal.net. Todos los derechos reservados. Aviso Legal
web design nandroid