Banner
Banner
Banner
Banner

Cómprame un cuadro, tío!  

FIRA DE TOTS SANTS. COCENTAINA

Se alza el telón. La gran escenografía de los mundos ocultos aparece espléndida para recordar que los tiempos permanecen incólumes entre los resquicios donde el sentimiento esconde sus secretos.
Los ojos abiertos con el asombro en sus pupilas, recorren milimétricos la inmensidad del deseo. 

Se abre la compuerta de la niñez y volvemos entrar en la casa mágica, con los brazos estirados hacia la apetencia, hacia el ensueño. El olor a regalo, las cajas colorín, los embrujados enjambres de objetos dentro del escaparate en el cual los siglos han dejado su impronta. Los rituales de tierras feraces, artesanos de toda índole, malabaristas y contorsionistas, águilas y caballos, zocos árabes, mosaicos de exóticos dulces, danzarinas de odalisca presencia, estoicos escuderos en sus tiendas de ultramarinos sabores, carpas medievales, campesinos al acecho, sembrados de mesas y sus recoletos frutos, cristianas y moriscas insinuaciones, escribanos en su jaima arábiga como Just Sellés con su magnífico libro “Diània”; todo el majestuoso reencuentro con los tiempos lejanos y ahora recuperados durante unos días, para que una enorme multitud de personas, autóctonos y familias de otras tribus lejanas, se den cita y fantasear entre la vivencia repetida durante siglos sin perder su natural prestancia y reclamo.

No se fijan los ojos muy abiertos del niño sólo en ese espacio, también el presente se multiplica para conformar una realidad actual en la que caben tractores alucinantes de colores fosforito, nuevas tecnologías, materiales de última generación, toda clase de enigmáticas maquinas para rasurar la epidermis de la tierra, gastronomía y ergonómicos atributos que la contemporaneidad nos ha otorgado previo pago. 

Este reclamo multi-festivo-mercantil, me admira por que el tiempo no lo ha fijado en la repetición manida, también el presente forma parte de su ornato y la vanguardia sigue presente para certificar que cerca de medio millón de visitantes acatan su influjo y la admiración te hace abrir los ojos, como cuando niño entrabas en una tienda tan abarrotada de sugestiones que siempre te quedabas con la melancolía de más.

La Fira de Tots Sants de Cocentaina, año tras año multiplica su embrujo de escarlata morisca. Perderse entre sus calles llenas de motivaciones oníricas es volver a recuperar un espejo múltiple. El respeto a su llamada es un ritual de alto nivel social y ejemplo de no haber perdido el rumbo que la vida le ha otorgado para respaldar el amor al patrimonio y a la identidad.  
Banner
Banner
Mie Jue Vie
comarcal.net. guía intercomarcal d’actualitat i comunicació. L Alcoia · El Comtat · La Vall d´Albaida · La Foia de Castalla
Copyright © 2008 comarcal.net. Todos los derechos reservados. Aviso Legal
web design nandroid